Cargando…

Nuestros Deportistas

Benjamín Ayala

Llevo escalando 4 años. En mis inicios lo hice en roca, y desde que conocí Tornamesa, empecé a dedicarme a full.

Mi lugar favorito para escalar en roca es las Chilcas por todas sus rutas y la variedad de estilos y grados que tiene. También este lugar tiene un cariño especial, ya que mis principales logros escalando han sido ahí.

Actualmente compito a nivel nacional y me encuentro segundo en el ranking escolar.

Y bueno me encanta la escalada por el ambiente y toda la buena onda que genera.

Martina Gajardo

Escalo hace aproximadamente 4 años. Mi lugar favorito para escalar es el Choriboulder, porque hay muchísimos bloques con distintos estilos y diversos tamaños. Prefiero el boulder que la ruta, ya que le tengo mucho miedo a las alturas, además la considero una disciplina más individual, a diferencia del Boulder, en donde se puede compartir de manera más directa con tus amigos. Aunque confieso que los pocos y pequeños logros que he tenido en ruta, son los que más me han llenado, quizás porque me cuesta más.

Me gusta escalar porque requiere de mucha perseverancia y uno puede sentir o ver los frutos que da, y por otra parte, sentir que me desafío constantemente es algo que me ha hecho crecer como persona.

Alonso Lara

Alonso Lara

Llegué al mundo de la escalada hace casi cuatro años. Buscaba alguna actividad que no dependiera de un balón, otros jugadores, una cancha, etc. Y lo encontré aquí, pues, si bien el trabajo y organización en equipo es muy importante, el duelo mental e individual al cual tienes que enfrentarte ante cada ruta, boulder o entrenamiento es lo que hace interesante esta disciplina. Pues la lucha es con uno mismo, con los miedos, con la felicidad, con el ego.
La escalada te permite conocer distintos lugares, tipos de roca, personas; te educa y te demuestra lo grandioso y magnífico que es la naturaleza.
En lo personal, disfruto mucho más las rutas que el boulder, pues en la primera, la emoción de un “vuelo”, de un clipeo aliviador, de un descanso luego de una dura secuencia de movimientos, entrega una mezcla de sentimientos que al final del día te hacen sentir vivo, con ganas de no parar nunca, de que el siguiente día lo primero que respires sea ESCALADA.
Es un deporte desafiante y lleno de aventuras cualquiera sea la modalidad.
Tornamesa me ha dado la oportunidad de tener al alcance de mis manos mayores logros, metas, duelos, enseñanzas para con otras personas y conmigo mismo.